¿Que necesitas?

Piramide de Maslow

Abraham Maslow desarrolló en el año 1943 su famosa pirámide de necesidades humanas, conocida como Pirámide de Maslow, esta teoría establece una jerarquía de necesidades humanas y postula que hasta que no se satisfacen las necesidades más básicas, los seres humanos no desarrollamos necesidades más elevadas.

La pirámide de Maslow se representa en cinco niveles, los cuales a medida que los vamos satisfaciendo, vamos aspirando a cubrir los del nivel superior, veamos a continuación los diferentes niveles.

Los 5 niveles de la pirámide

  • Primer nivel. Necesidades físicas.

En este primer nivel se encuentran las necesidades fisiológicas de la persona: comer, beber, dormir, sexo, etc…Toda la sociedad occidental actualmente tiene cubiertas estas necesidades y en principio no necesita preocuparse por ellas.

  • Segundo nivel. Seguridad.

Aquí se incluyen las necesidades de orden y control en la sociedad, protección física, hogar, recursos, familia, trabajo, etc…Una persona sin dinero o sin hogar necesita con urgencia cubrir esta necesidad antes de pasar a otra más elevada.

  •  Tercer nivel. Aceptación social.

Necesidades de pertenencia a grupo, afecto, amistad, familia y unas relaciones estables. Se trata de cubrir necesidades de afiliación, tanto sociales como afectivas e íntimas.

  •  Cuarto nivel. Reconocimiento.

Ser apreciado, respetado, ser alguien importante, aquí estamos en un nivel más avanzado, donde ya tenemos nuestras necesidades más básicas cubiertas y es donde la publicidad clásica nos suele bombardear, “si quiere ser más guapo, más alto, más fuerte, más importante…compre nuestro producto”. En este nivel se estancan todas aquellas personas que buscan puestos directivos como símbolo de su poder e importancia, no obstante aquellas personas que tienen bien asentados estos niveles, buscan de alguna forma, muchas veces inconsciente llegar al siguiente nivel.

  • Quinto nivel. Autorrealización y desarrollo personal.

El nivel más alto, aquí están las necesidades de autorrealización, crecimiento personal, espiritual, moral, búsqueda de sentido en la vida personal y en el trabajo y ayuda desinteresada hacia los demás. Aquí no tratamos de cubrir necesidades básicas ni materiales, sino otras de orden superior, algo que de sentido a lo que hacemos.

Descubre tus propias necesidades

Es evidente que ciertas personas a cierta edad encuentran un vacío en sus vidas que no entienden, seguramente han pasado por todos los niveles inferiores de la pirámide y les falta una referencia que los guie hacia ese quinto nivel donde ya no solo estamos interesados en cubrir necesidades físicas y materiales, que ya han sido superadas sino más bien en las de carácter emocional y espiritual. Si bien es cierto que existen muchas personas que seguirán en los niveles inferiores y jamás tendrán el mínimo interés en aspirar al último estado de realización.

Como arquitectos y por tanto, proveedores de productos y servicios, necesitamos vender, y es aquí donde debemos saber encajar a nuestro cliente objetivo en el nivel donde nos queramos desenvolver. Como profesionales me consta que solemos vender siempre nuestros proyectos de la misma manera, independientemente del nivel de necesidades en el que se desenvuelve nuestro cliente, por ello siempre hablamos con lenguaje y conceptos arquitectónicos, que además no todas las personas llegan a interpretar muy bien.

De esta forma, hay personas que están interesados en cubrir necesidades puramente de nivel dos o como mucho de nivel tres, como puede ser el hecho de tener una casa gastando el mínimo dinero posible, con un numero ajustado de metros cuadrados, mientras nosotros nos empeñamos en hablarle de un estupendo proyecto que cubre necesidades de nivel cuatro, una casa muy elegante, que da prestigio y con diseño de última tendencia, evidentemente este proyecto el cliente lo encargará al arquitecto que cobre menos.

En el otro extremo están los clientes que estén en el umbral de los niveles cuatro o cinco, que les interese cubrir necesidades más altas, como tener visibilidad, transmitir estilo, aspiren a disfrutar de la vida o quieran tener la casa de sus sueños, a estas personas tampoco le interesará mucho nuestro lenguaje lleno de formalismos academicistas, tendremos que hablarles de emociones, de cómo pueden ser más felices disfrutando esos espacios o de cómo les cambiara la vida el hecho de pasar momentos inolvidables con su familia en espacios específicamente pensados y diseñados para ellos.

Por tanto, te animo a que aspires a completar grandes tareas de desarrollo personal y profesional y evoluciones hacia contextos del quinto nivel de la pirámide, donde encontraras sentido a lo que haces. Al mismo tiempo, escucha atentamente a tus clientes y descubre en qué nivel puedes cubrir sus necesidades, te ahorrará mucho tiempo, esfuerzo y dinero.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *