8 semanas para vender más y mejor tus servicios profesionales

 

Siempre me ha interesado la metodología en todos los procesos. Es como una guía que nos permite chequear y saber si estamos haciendo lo correcto, nos permite medir y saber si estamos haciendo lo correcto y averiguar dónde estamos fallando.

Es por ello, que ya en mi libro Coaching para arquitectos propongo el método con el subtítulo de 8 pasos para vender más y mejor tus servicios profesionales.

Ahora estos ocho pasos los planteo como un reto en el tiempo (ocho semanas) para que dispongas de un método y puedas medir la transformación a lo largo de estos casi dos meses.

Así que vamos con las ocho semanas que podrían cambiar tu vida profesional…

 

Semana 1. Inicia el proceso de cambio

 

Antes de empezar, hay que prepararse, pensar despacio y con amplitud de miras.

Es como ir de viaje, antes tienes que disponer de todo lo necesario, verificar si falta algo y ver si estás preparado para desenvolverte en el lugar elegido.

Por ponerte un ejemplo, no puedes viajar con garantías al polo norte sin saber que allí hace frio y que, si no has sido previsor y organizado lo pasaras mal.

Pero fíjate que no se trata de preparar solo nuestras pertenencias y cosas materiales, sino sobre todo reforzar nuestra mente y nuestros pensamientos.

Debes estar preparado mentalmente para lo que te espera, si no te gusta el frio y llegas al polo norte lo pasaras mal y seguramente abandones el viaje ante la primera adversidad.

Tu preparación mental debe basarse en un estado óptimo de consciencia y responsabilidad, en las decisiones que tomemos y en las acciones que llevemos a cabo.

Es el momento idóneo para cambiar tus creencias, izar la bandera de tus valores innegociables y eliminar limitaciones autoimpuestas.

Para vender más necesitas hacer cosas que antes no hacías y esto pasa por realizar transformaciones. No tienes que cambiar tu esencia, sino tus peores comportamientos y actitudes y convertirte en tu mejor versión, una actitud encomiable, una confianza ciega en ti mismo y la determinación que te lleve a plasmar unos objetivos valientes y luego cumplirlos.

Vete a pasear, explora tu creatividad, frecuenta esta semana sitios diferentes, habla con extraños, experimenta…

Lee todo lo que puedas para poner tu mente a punto, descansa y coge fuerzas porque el viaje está a punto de empezar, y pronto llegarás a la siguiente semana…

 

Semana 2. Diseña tu futuro

 

La primera semana te has estado preparando mentalmente para el cambio, ya no tienes excusas.

Ahora toca diseñar el escenario perfecto: imagina que han pasado diez años y has triunfado.

Visualiza como te ves rodeado de éxito, habiendo conseguido lo que de verdad te importaba, sintiéndote realizado y habiendo llegado lo más lejos que nunca hubieras imaginado.

Compra una pequeña libreta o bloc y dedica esta semana a apuntar esas cosas que siempre soñaste, tu lugar de trabajo ideal, tus compañeros perfectos, tus relaciones profesionales, tus contactos, la gente que te inspira, tus círculos de mentores y consejeros (pide siempre opinión a los que lograron lo que tú quieres lograr).

Nunca lo tendrás todo definitivo y perfecto, pero con el tiempo lo iras perfeccionando, añadiendo y quitando cosas. Una vez que tengas tu escenario ideal en mente es el momento de volver al presente y trazar un plan para lograr tus objetivos a corto, medio y largo plazo.

La ilusión y la capacidad de automotivación que desarrolles van a ser clave en este proceso. No te olvides de escribir todos los objetivos que puedas, que sean retadores y específicos, que se puedan tachar (esto es, que sepamos perfectamente si los hemos conseguido o no).

Ya estamos listos para nuestra tercera semana de trabajo, ahora toca…

 

Semana 3. Identifica tu propósito

 

Tu propósito es la brújula que te guía.

No todo el mundo es capaz de descubrir el propósito de su vida. Algunas personas lo consiguen en un momento de inspiración (viendo una película o leyendo un libro), en un momento de shock (sufriendo enfermedades o experiencias cercanas a la muerte o fallecimientos de seres queridos) o también puedes descubrirlo en un proceso de consciencia y desarrollo personal a través del tiempo, con lo cual un día casi sin darte cuenta descubres lo que nos apasiona o aquello a lo quieres dedicar tu tiempo y energía.

Esta semana empezaras por ser consciente de esas cosas, en que gastas tu tiempo, dinero y energía y si de verdad te produce satisfacción o más bien te genera frustración.

Cuando hablamos de propósito, estamos hablando de la huella que quieres dejar en este mundo.

Sería bastante con definir por escrito tu filosofía de vida, en ella seguro que están las cosas más importantes para ti.

Esto es muy importante, porque si la profesión a la que te dedicas no está dentro de esa filosofía de vida, no podrás tener éxito ni vender mucho (realmente si puedes hacerlo, pero a costa de pagar el precio de tu energía, alegría e incluso salud).

Por tanto, esta semana te propongo, que redactes tu filosofía de vida y que anotes lo más importante para ti en tu vida y tu trabajo.

Comprométete cien por cien con ello. Elimina el resto, lo accesorio que no te aporta nada y esto es lo que harás en la cuarta semana…

 

Semana 4. Gestiona tu tiempo

 

Casi todos lo hacemos. Rara es la persona que no se queja de… ¡falta de tiempo!

Esos 1440 minutos diarios que silenciosa e implacablemente hacen de nosotros personas de éxito o mediocres.

Discernir que es lo importante para nosotros, frente de lo urgente que nos agota y no nos aporta nada a nuestro crecimiento personal es la clave de la gestión del tiempo.

Es simple, no se trata de hacer más, sino de hacer lo importante.

Es cuestión de prioridades, todos tenemos tiempo para hacer lo que nos importa, el problema es que a veces ni siquiera nos paramos a pensar en que es lo importante.

Esta semana, compra una agenda o diario y anota en ella todos los días una sola cosa que vas a hacer que sea muy importante para ti y que marque la diferencia.

Si lo cumples, en un año habrás hecho 365 cosas importantes para ti, tu vida y la de las personas que te importan.

Es simple y tu vida empezará a cambiar.

Ya estás preparado para tu siguiente semana de trasformación…

 

Semana 5. Diseña tu modelo de negocio

 

Da igual que seas autónomo o empleado por cuenta ajena, simplemente se trata de entender que tu negocio más importante eres tú mismo. Por tanto, tienes que diseñarlo, hacer cambios, hacerlo crecer y mejorarlo día a día para vender más.

Para ello te centraras en tres elementos clave:

  1. Tienes que saber quién es tu cliente, que siente, que piensa, de que habla y que le interesa. En que entorno se mueve, que aficiones tiene, en que se gasta su dinero, como le gusta vivir, a que dedica el tiempo libre. Este será el primer paso para descubrir que cosas le preocupan, con lo que llegaremos al segundo elemento clave…
  2. Ya tienes claro quién es tu cliente. Ahora debes detectar que problemas tiene, cuáles son sus preocupaciones y frustraciones y porque estaría dispuesto a pagar a alguien como tú. Es decir, tendrás que buscar cómo solucionar sus problemas. Esto nos llevaría al tercer elemento clave
  3. Qué solución le ofreces. Que promesa le haces para resolver su problema. Deberás establecer una propuesta de valor convincente, diferenciándote de tu competencia y crear un producto o servicio exclusivamente dedicado a resolver ese problema

Ya estás listo para empezar la siguiente semana…

 

Semana 6. Elabora tu estrategia

 

Ya sabes quién es tu cliente potencial, que problemas tiene y has averiguado la forma de solucionarlo.

Ahora tienes que trazar un plan. Un plan que te guíe a corto, medio y largo plazo.

En este plan tienes que incluir todo lo que has trabajado en las semanas anteriores: esto es, definir como ves tu escenario perfecto en el futuro, como resuelves el problema de tus clientes y cuál va a ser el propósito y compromiso de tu empresa con la solución que ofreces.

Determinarás que valores o principios guiarán tu camino profesional y que objetivos son cruciales para el éxito del proyecto.

Una vez tengas claros tus objetivos, debes trazar un plan de acción y ponerte a trabajar, determinando que actividades son prioritarias para ti.

Estos deben ser los contenidos que debes definir en tu plan de empresa (un par de páginas como máximo)

Con lo cual estarás preparado para la siguiente semana…

 

Semana 7. Construye tu marca personal

 

Ya sabes nítidamente lo que vas a hacer, la razón de ser de tu negocio.

Ahora puedes construir tu marca alrededor de ello.

Conviértete en un experto, estudia y aprende todo lo que puedes sobre tu tema, comparte conocimientos y crea una red de contactos cualificados.

Tienes que ir construyendo tu reputación paso a paso y convertirte en un referente. La gente paga más por trabajar con un especialista en un campo determinado.

La construcción de tu marca personal parte del autoconocimiento, un ejercicio de introspección que debe ser autentico y genuino.

No quieras ser quien no eres.

Posiciónate como una persona de referencia en algo que te apasione y constrúyelo a través de tus fortalezas, cualidades y características personales y por la forma de hacer las cosas. Enamora a tus clientes.

Y de esta forma llegamos a la última semana, hemos hecho un gran trabajo de autoconocimiento y estrategia y solo nos falta…

 

Semana 8. Comunicación y visibilidad

 

Tu proceso de transformación está llegando a su fin.

Te has preparado para ello, sabes lo que quieres, tienes un propósito, tus prioridades claras, tienes un modelo de negocio, tienes una estrategia y unos objetivos determinantes, has empezado a construir tu propia marca personal y ahora tienes que salir fuera a contarlo.

Si no te ven, no existes.

Comunica lo que te hace diferente, tus valores, los beneficios de trabajar contigo, los problemas que solucionas a tus clientes, como lo haces.

Comunica mucho, comunica siempre.

Cuenta tu historia, una historia emotiva que impacte a los demás, que no los deje indiferentes.

Diseña una página web atractiva, si te gusta escribir publica un blog y un ebook. Da charlas sobre tu tema, conferencias, asiste a congresos. Conoce a los referentes nacionales o mundiales de tu sector.

Crea perfiles en redes sociales, estudia los que más te convengan (LinkedIn, Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, etc…). Ten en cuenta que el mundo de internet ha revolucionado la forma de comunicar y vender.

 

Y por supuesto, ten paciencia. Lo resultados tardan en llegar, mientras trabaja y persiste, comprométete y haz ajustes, se flexible.

En cualquier caso, en poco tiempo, te habrán ocurrido cosas maravillosas.

Atrévete, experimenta…

Dentro de ocho semanas me encantaría saber lo que te ha pasado si has puesto en práctica este plan, espero tus comentarios.

Suerte y disfruta de tu éxito

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *