Estas son las barreras mentales que están minando tu productividad

¿Hay una verdadera relación entre las barreras mentales y la productividad? 

Esa es una de las preguntas que me han llegado por vuestra parte, ya sea en comentarios en el blog o directamente a los emails que me enviais casi a diario. 

La respuesta es sí.

Estoy convencido de que, alguno de vosotros, ni siquiera sois conscientes de que tenéis esas barreras mentales delante de vuestros ojos paralizándoos cada día. 

¡Vamos a echarlas abajo hoy mismo y a tomar acción para mejorar nuestra productividad!

¿Preparado? 

¿Qué son las barreras mentales? 

Vamos a empezar por el principio. 

Para ello, lo mejor es delimitar bien qué es el concepto de barrera mental. 

Como siempre, me gusta hacerte una definición de andar por casa fuera de tecnicismos.

Así, podría definirte las barreras mentales como: 

Las creencias que llevamos dentro cada uno de nosotros y que nos impiden tomar acción, evolucionar o llevar a cabo una tarea. 

Debido a ellas, se instalan en nuestra mente ciertos pensamientos que nos llevan a enfrentarnos a determinadas situaciones con una actitud que creemos como cierta, pero que en realidad no lo es tanto, o nos llevan a creer que no somos capaces de hacer algo. 

Por todo esto, las barreras mentales tienen el poder de reducir nuestra amplitud de miras, de paralizarnos y de dificultar nuestra capacidad de análisis frente a las situaciones que vivimos. 

¿Cómo nos afectan las barreras mentales cada día? 

Si quieres crecer a nivel personal y profesional, es necesario ser consciente de las barreras mentales que te acompañan y de cómo te están afectando a diario. 

Te voy a hacer una pregunta muy directa: 

¿Cuántas veces te has propuesto hacer algo y te has puesto mil excusas para no llevarlo a término? 

Seguro que se te han pasado un montón de imágenes por delante de tus ojos, mintiéndote a ti mismo, escurriendo el bulto o escabulléndote de algo.

Y es que tengo que decirte que solo en nosotros mismos encontramos nuestras limitaciones

Tu mente te permite llegar a donde hasta donde tú quieras o te impide alcanzar la meta que te has propuesto en la vida. 

¿Qué quiero decirte con esto? Pues que de ti depende empezar a lidiar con tus barreras mentales para ser capaz de tomar acción o seguir estancado sin parar. 

Después de leer esto, tus pensamientos de “no soy capaz”, “no valgo para esto”, “no tengo tiempo”, o “no consigo organizarme para llegar a todo”, ya no tienen cabida en tu mundo. 

Todo depende de cómo lidies con esas creencias.

¿Qué relación existe entre esas barreras mentales y la productividad? 

Llegados a este punto, la relación entre tus barreras mentales y tu productividad está bastante clara. 

Si tu mente te dice cada día que no puedes hacer esto; no vales para hacer aquello; que, por mucho que lo intentes, no vas a conseguir trabajar menos de 12 horas al día; o te quedas en el pensamiento llano de “necesito un día de 34 horas”, sin cambiar nada en ti mismo… ¿Crees que llegarás lejos? 

Sí, es una pregunta retórica. 

La respuesta es NO. 

Es muy común, pasar el día entero trabajando sin parar y terminar la jornada con la sensación de que no has avanzado lo suficiente y de que has terminado agotado para nada.  

Lo sé porque a mí también me ha pasado. 

Yo he tenido que pelear muchísimo contra mis barreras mentales y esos pensamientos que no me dejaban aprovechar bien mi tiempo para ser productivo. 

Recuerda que ser productivo no es enfrentarse a millones de tareas todos los días o hacer las tareas más rápido que nadie. 

Ser productivos es conseguir hacer más en menos tiempo. 

Es saber organizar y gestionar tu tiempo. 

Es saber priorizar tareas y mantener el foco en aquellas que realmente te llevan a tu meta final. 

Créeme. 

Si estás paralizado por tus barreras mentales o sigues metiendo la cabeza debajo de la tierra cada vez que se te presenta un cambio que no esperas, difícilmente conseguirás mantener tu productividad en el nivel que necesitas para ser feliz.

¿Cuáles son las barreras mentales más comunes que afectan a tu productividad? 

Las barreras mentales que más afectan a nuestra productividad están relacionadas con cómo te enfrentas a la gestión del tiempo y a los cambios que te presenta la vida

Teniendo en cuenta esto que acabo de comentarte, estas son las barreras mentales que debes derribar hoy mismo. 

No soy capaz de hacer todo lo que tengo que hacer

Si tienes asumido como cierto que no eres capaz de llegar a todo lo que tienes que hacer, es hora de que seas consciente de que es la primera barrera mental que te está impidiendo avanzar cada día. 

Pero tranquilo, también quiero decirte que puedes superarla con éxito. 

¿Cómo?

Siendo consciente del momento presente y mantener el foco en tu objetivo principal. 

Tanto si trabajas en casa como si lo haces en una oficina, tendrás que enfrentarte a un montón de distracciones que, aunque no lo creas, son las que te llevan a tener esta creencia y a terminar agotado sin avanzar en nada. 

Llamadas de teléfono, emails, reuniones, tu trabajo diario, etc. 

Si vas distraído todo el tiempo, tu productividad siempre estará bajo mínimos. 

No pienses en ser capaz de todo, sino en llegar a tu objetivo final. 

No tengo tiempo para nada

Esta es una de las creencias más extendidas entre todas las personas que tienen un problema de productividad

Todos tenemos las mismas horas al día. 

Entonces, ¿por qué unas personas hacen millones de cosas en un día y otras no tienen tiempo de nada? 

Pues porque están organizando bien su tiempo y han sabido priorizar sus tareas en función del tiempo que tienen. 

Eso es lo que a ti te está fallando. 

Si piensas que no tiempo de hacer deporte, no es que no lo tengas, sino que has decidido hacer otra cosa en lugar de salir a correr, por ejemplo. 

Otra historia es que la tarea que hayas priorizado te lleve a tu meta final o no. 

Si no es así, seguirás posponiendo todo aquello que te lleve a tu objetivo más importante y, por eso, siempre tendrás la sensación de que nunca llegas a él. 

Te empiezas a distraer, a ponerte excusas, a decirte a ti mismo que no puedes con ello, etc. 

Pero, ¿es una realidad? 

No. 

Si priorizas tus tareas en base a esa meta, mantienes tu foco en ella, y gestionas tu tiempo como debes; tus días pasarán de tener 24 horas a parecer que tienen 36. 

Ante los cambios, piensas “¡tierra trágame!”

¿Reaccionas de esta forma cuando la vida te impone un cambio que no te esperabas? 

Cuando surge una situación que no esperas e, inicialmente, no controlas ¿entras en pánico y empiezas a esquivarla todo lo que puedes para no enfrentarte a ella? 

Bien, pues esta es otra de las barreras mentales que están minando tu productividad

Cuando entras en este bucle, es muy difícil ampliar miras y buscar soluciones. 

Pero, ¿por qué reaccionas así? 

Porque es muy difícil para nuestra mente enfrentarse a los cambios. 

Cuando te toca ponerte en una situación como esta, tu cerebro se pone a trabajar para evitar hacer frente a todo lo nuevo o aquello que te provoca inseguridad e incertidumbre. 

Normalmente, estas creencias se hacen más fuertes porque quieres una recompensa muy pronto, tienes miedo de algo, porque es más fácil no hacer nada y quedarse como estás, porque crees que tienes todo el tiempo del mundo para hacer lo que te has propuesto y no haces más que dejar pasar los días. 

Procrastinas todo lo que deberías hacer hoy mismo.

Excusas, simplemente excusas. 

Te pongo un ejemplo y respóndeme a una pregunta que te haré después. 

Cuando comienzas tu jornada, ¿lo primero que haces es responder a tus emails, a las llamadas de teléfono, acudir a las reuniones pendientes, etc.?

Si has respondido sí, ¿cómo vas a ser más productivo si todo el mundo te está marcando tu jornada laboral? 

Solo si mantienes el foco en ti mismo, en tu trabajo y en las tareas principales de tu jornada, conseguirás ser productivo y tumbar tus barreras mentales. 

Dará igual si estás frente a las tareas de siempre o si estás ante cosas nuevas que te sacan de tu zona de confort. 

Tendrás tiempo suficiente para plantarles cara y sacarlas adelante. 

La solución para eliminar las barreras mentales y ser productivo

Como ves, echar abajo tus barreras mentales para ser productivo no es tarea sencilla, pero sí es posible. 

No podemos eliminar nuestra creencias, pero sí modificarlas. 

Y puedes hacerlo en solo tres pasos: 

  • Cada vez que un pensamiento te paralice, pregúntate: ¿este pensamiento es realmente cierto? 
  • Cuando te respondas, te darás cuenta de si lo que se te plantea es una creencia o una realidad. Si se trata de lo primero ¡elimina ese pensamiento! 
  • Por último, “firma un contrato” contigo mismo y comprométete para tomar acción. 

Una vez hecho esto, te resultará más sencillo marcar tu objetivo final, focalizar tus esfuerzos hacia él, priorizar tareas y gestionar mejor tu tiempo

Ya no tendrás miedo, solo querrás luchar por esa meta sea cual sea. 

Ser productivo es posible, solo recuerda: haz más en menos tiempo

¿Eres de los que tiene claro que sus barreras mentales están reduciendo su productividad a diario? 

¡Te leo! 😉

3 comentarios en “Estas son las barreras mentales que están minando tu productividad”

  1. Muchas gracias por tus escritos, me hacen mucho sentido.
    A la vez me pongo ansioso porque siento que ya no cambié ni logré ser feliz.
    He estado escuchando audios subliminales para atraer dinero, tener más confianza, ser más atractivo.

    Responder
    • Gracias a ti, Diego. En muchas ocasiones la respuesta a lo que buscamos se encuentra dentro de nosotros. Disfruta y aprecia lo que tienes y al mismo tiempo dedica tiempo a mejorar tu vida. Si logras cada día ser mejor en lo que haces, ser agradecido y ayudar a los que te rodean estarás en el camino de vivir una vida con sentido. Y piensa que nunca es tarde para cambiar tu destino. Un fuerte abrazo!!!

      Responder

Deja un comentario