¿Qué relación existe entre los hábitos y la productividad?

¿Qué relación existe entre los hábitos y la productividad? 

Esta es una de las preguntas que os hacéis cada día y que, además, me habéis trasladado en muchos emails de los que me enviáis a diario. 

Es por esta razón por la que he decidido escribir este post hoy. 

De momento, quiero dejarte claro que hay una estrechísima relación entre los hábitos que hemos incorporado a nuestra vida y la mala o buena productividad que conseguimos a diario. 

Pero, ¿en qué consiste esa relación? ¿Puedes mejorar tu productividad? ¿Qué hábitos son los más adecuados para ser productivo

Eso es justo lo que te voy a contar a continuación. 

¡Vamos a por ello!

Los hábitos diarios, y que mantienes apegados a ti, marcan tu personalidad. 

Además, consciente e inconscientemente, estos hacen que reaccionemos de maneras diferentes a las mismas situaciones. 

Finalmente, y debido a la gran influencia que tienen los hábitos en nosotros, también marcan lo capaces que somos, o no, de ser productivos

Por ejemplo, si eres una persona comprometida consigo misma, tienes claro que debes aprovechar cada minuto de tu jornada laboral, o eres capaz de cumplir fechas límite de entrega; es probable que tus hábitos estén favoreciendo tu productividad. 

Si no es así, deberías empezar a encontrar las razones que te impiden ser eficaz y eficiente cada día. 

Aquí, como en otras esferas de la vida, reconocer este tipo de situaciones te llevarán a modificar tus costumbres para conseguir ser más productivo

Si tus hábitos no son del todo buenos y tu productividad brilla por su ausencia, ¡tranquilo! 

Todo en esta vida tiene solución e incorporar buenos hábitos a tu vida es posible. 

Voy a ayudarte a detectar cuáles son esas costumbres que están perjudicando tu eficiencia y a comprender por qué la relación entre uno y otro término es tan estrecha. 

¿Por qué hay relación entre los hábitos y la productividad? 

Como dirían nuestros mayores: somos animales de costumbres. 

Tus pensamientos, hechos y filosofía de vida están apegados a tus hábitos, tal y como te comentaba al inicio de este post. 

Nuestros hábitos van forjando nuestro crecimiento personal o, por el contrario, nos limitan continuamente. 

Al repetir diariamente esas costumbres, y dependiendo de esa limitación o crecimiento, también nos harán más eficientes o menos productivos. 

De ahí que la relación entre los hábitos y la productividad sea tan estrecha. 

Teniendo todo esto claro, puedo decirte que está demostrado científicamente cómo surgen los hábitos, cómo se modifican y cómo funcionan. 

Y, gracias a esas investigaciones, sabemos a ciencia cierta que un hábito se puede transformar, pero no eliminar

Me explico. 

Si normalmente estás acostumbrado a llevar a cabo “x” actividad o acción, descubres que no beneficia a tu productividad, podrías modificarla, pero no eliminarla del todo. 

Deberás trabajar duro y hacer un gran esfuerzo para sustituir esa costumbre, pero ten presente siempre que no podrás eliminarla completamente. 

Tampoco existe una metodología garantizada para todos por igual. 

Cada persona deberá hacer su propio camino y, después de un buen proceso de autoconocimiento, dar los pasos necesarios para llegar hasta la meta.  

10 hábitos que favorecen tu productividad

Como ya tenemos claro que existe una estrecha relación entre nuestros hábitos y la productividad, quiero que tomes nota de aquellos que pueden ayudarte a ser más eficiente y debes empezar a incorporar a tu día a día sin perder más tiempo. 

#1 Tener iniciativa

Si empiezas a ser proactivo y a adelantarte a los posibles problemas que puedan surgir al llevar a cabo una actividad concreta, ya tienes la capacidad de solventar esos problemas más rápido que el que ni siquiera se plantea nada. 

#2 Marca tus objetivos

Tener tus objetivos claros, tanto los próximos como los futuros, te permite visualizar la meta y mantener el foco hacia ella. 

#3 Céntrate en lo verdaderamente importante

Las personas poco productivas suelen dejarse llevar por las urgencias diarias, que surgen habitualmente por no haber planificado bien sus tareas. 

Como atienden todo el día esas urgencias, las tareas importantes se acumulan continuamente y acaban estando hasta arriba de trabajo porque no tienen tiempo para todo.  

#4 Deshazte de todo aquello que pueda distraerte 

La baja productividad también va unida a esas personas que se distraen con el vuelo de una mosca. 

Atender los emails nada más empezar la jornada de trabajo, estar pendientes de todas las notificaciones en el móvil y de las redes sociales, atender llamadas de teléfono o reuniones innecesarias; son algunas de cuestiones de las que debes deshacerte hoy mismo para ser productivo

#5 Cuando definas las tareas importantes, hazlas a primera hora

Está demostrado que rendimos mucho más durante las primeras horas de la mañana. 

Estamos más frescos y la energía fluye mejor, por lo que podemos enfrentarnos a las tareas importantes con una mayor fortaleza. 

#6 Di NO

Sí, lo sé. 

Por esos hábitos que llevamos intrínsecos, nos cuesta mucho decir que no a determinadas cosas, pero ser productivos también va de esto. 

Hay que decir que no a aquello que nos vaya a robar tiempo sin justificación y que no vaya a sernos productivo. 

Primero, debes atender tus tareas importantes y, después de eso y si tienes tiempo, ya puedes atender a todo lo demás. 

#7 Olvida la multitarea

La multitarea solo hace daño a tu productividad y te lleva directo a la procrastinación y a echar por tierra tu eficiencia. 

Tener mil tareas que hacer en el mismo día te dará pereza, dejarás correr el tiempo porque no sabrás con cuál empezar y la mayoría de ellas estarán inacabadas al final de la jornada. 

Si vas haciendo tareas y las vas terminando, tendrás sensación de satisfacción y dejarás de acumular tareas hasta el infinito. 

#8 Deja de procrastinar 

Dejar todo para el último momento perjudica tu productividad. 

La procrastinación puede que sea uno de los hábitos más intrínsecos en nosotros mismos y menoscaba nuestra eficiencia. 

Lo mejor para luchar contra ella es: poner fechas límites a cada tarea. 

Con esas fechas estableces un compromiso contigo mismo y te “obligan” a terminar esas tareas en un momento concreto. 

#9 Organiza tus tareas en bloque

Para ser productivo y enfrentarte mejor a tu lista de tareas, debes organizar las tareas más fáciles en bloque. Ello te permitirá ir acabándolas una tras otra sin ponerte trabas. 

#10 Analiza los resultados y vuelve a planificar

Hay una frase que siempre tengo en mente haga lo que haga: lo que no se puede medir no se puede mejorar. 

Por eso, y para seguir evolucionando, analiza los resultados que has obtenido. 

Si hay tareas que no has podido terminar, piensa en la razón por la que no has sido capaz, para poder serlo mañana. 

Al terminar, planifica qué harás al día siguiente para seguir yendo por delante de los  imprevistos. 

Malos hábitos que deberías evitar si quieres ser más productivo

Te acabo de hablar de los buenos hábitos, pero creo que es buena idea tener claros cuáles son los malas costumbres que deberías evitar para ser más productivo

Así, tendrás ambas caras de la misma moneda: 

  • Cuando nuestra productividad es baja, solemos saltarnos a la torera nuestro propio horario laboral. Así, alargamos las horas de trabajo rompiendo nuestra productividad por la mitad. Por ello, respeta tu horario siempre. 
  • No delimitamos el tiempo necesario para cada tarea. Al no conseguir planificar bien lo que hemos de hacer y, por ello, no poder adelantarnos a los imprevistos; no organizamos bien el tiempo. Por eso, estamos obligados a atender a las urgencias y perdemos el foco totalmente. 
  • Nos saltamos los descansos a lo largo de la jornada. Tan importante es estar centrados en nuestras tareas, como descansar el tiempo que necesitamos. Si paramos esos pequeños momentos, recuperaremos foco, energía y haremos un “reset” en el cerebro que nos permitirá enfrentarnos a las tareas que nos quedan con éxito. 

Si tienes presentes los buenos y los malos hábitos, estoy seguro de que tu productividad subirá hasta límites que nunca habías imaginado. 

Espero haberte ayudado a comprender un poco mejor qué relación existen entre nuestros hábitos y la productividad y que, teniendo en mente todo esto, puedas mejorar tu eficiencia diaria. 

¿Tienes más dudas al respecto? ¡Cuéntame en comentarios y hablamos todo lo que necesites? 😉

12 comentarios en “¿Qué relación existe entre los hábitos y la productividad?”

  1. Interesante y ameno post que expresa de forma clara y comprensible lo que falla y lo que podemos hacer para solucionar problemas de auto-productividad

    Responder

Deja un comentario